Perfil Juan Leiva

Juan Leiva debutó hace diez años, pero recién en el 2016 pudo jugar en primera. Ha pasado por más de […]

Juan Leiva debutó hace diez años, pero recién en el 2016 pudo jugar en primera. Ha pasado por más de un puesto, pero su mejor versión se vio como mediocampista interior en Unión La Calera. Su gran rendimiento lo llevó a recibir el premio de “mejor volante mixto” del fútbol chileno. Pero él no siempre estuvo entre las luces. Progresó en la cancha para llegar a hacerse de un nombre y hoy en Frecuencia Cruzada te contamos su historia.

Hace un par de semanas escribimos sobre Sebastián Pérez. En aquel texto destacamos que el golero tuvo que remarla para llegar hasta arriba. En esta ocasión no es distinto. Juan nació en Chillán, pero probó suerte más al sur, en Conce.

Debutó en Primera B con 17 años, el 2 de julio de 2011. Triunfo 4-0 de Deportes Concepción sobre Magallanes. Fue el único encuentro que disputó por el ascenso en aquella temporada, además jugó algunos encuentros de Copa Chile.

Siendo parte del primer equipo sumó pocos partidos en aquellos primeros años. Recién en la temporada 2013/14 tomaría protagonismo.

Siendo figura hasta el golpe más duro

Entre el segundo semestre de 2013 y el primero de 2016, Leiva jugó 116 partidos con la camiseta lila. En incontables ocasiones fue el mejor del equipo, en ese tiempo anotó 23 goles, cifra no menor. Incluso marcó tripletes.

Las campañas del equipo eran “ahí nomás”, en buen chileno. Siempre en la mitad de la tabla. Les faltaba algo para dar un salto de calidad que los haga pelear el ascenso. En la 2013/14 fueron novenos. En la 2014/15 lograron instalarse cuartos, pero lejos del campeón, San Luis de Quillota, que subió con una notable ventaja sobre sus perseguidores.

Pero independiente del colectivo, Juan destacaba siempre. Llamaba la atención de los favoritos de la categoría y algunos equipos de primera. Sin embargo, él decidía mantenerse. Y así lo hizo hasta el final. Quizás el más triste de todos.

El 23 de abril de 2016 Deportes Concepción recibió en el Ester Roa a La Serena. Por primera vez en años, el “León de Collao” tenía un equipo que ilusionaba a sus hinchas. Era la última fecha de la segunda rueda y los penquistas remataban terceros. Las 5.080 personas que asistieron a la cancha ese día verían a los suyos imponerse por 4-0 a los granates. Leiva abrió la cuenta a los 22’ y cerró el partido a los 84’. Con eso se metían en la liguilla e inscribían candidatura.

Mas la historia daría un vuelco. La ANFP informó, tres días después del triunfo sobre los papayeros, que el Club Social y de Deportes Concepción era desafiliado del profesionalismo. Las malas gestiones de Fuerza, Garra y Corazón S.A.D.P golpeaba a los hinchas y al plantel. Como todos, Juan Leiva Mieres, la figura de los lilas y uno de los predilectos de la fanaticada, tuvo que partir.

La oportunidad en primera: los pasos hacia la consolidación

Si desafiliaban o no al “Conce”, probablemente la historia de Leiva no hubiese tomado otro rumbo, ya que estaba listo para dar el salto. No obstante, como se dio la salida, pagando los platos por temas que no le corresponden, es algo que no se le desea a nadie.

Pero bueno. El saltó fue cuantioso. Para el segundo semestre de 2016 fue presentado como refuerzo de la Universidad de Chile. Llegó como extremo izquierdo, allí lo uso Sebastián Beccacece. Con la llegada del técnico interino jugaría algunos partidos como volante ofensivo, sin embargo, en los pocos partidos que Ángel Guillermo Hoyos lo utilizó fue de externo. En aquel club sumaría su primer título, pero se fue por la falta de minutos. 

Su versión como volante empezaría a hacerse más común en Audax Italiano. En los tanos sería utilizado en muchísimos puestos. Delantero, extremo, y allí descubrió su capacidad como mediocampista. Pero no sería hasta su llegada a Unión La Calera que mostraría su versión más destacada.

Un destacado volante “mixto”, la mejor versión de Juan

A los cementeros arribaría en 2019. En dos temporadas jugó 71 partidos. En el primer año quedarían en la cuarta posición. Casi siempre ubicado como volantevinterior en el 4-3-3 que planteaba Francisco Meneghini, un técnico que -en palabras de Juan- explotó sus cualidades como volante, al darse cuenta del recorrido que puede tener en el terreno de juego. 

Lo anterior se consolidaría con Juan Pablo Vojvoda, quien le enseñó movimientos que lo llevaron a cubrir de mejor manera la cancha. Con el técnico argentino, su club logró el subcampeonato de la temporada 2020. Detrás de la UC.

Es como volante interior por la derecha o la izquierda que llega a la Universidad Católica este polivalente talento salido de las inferiores del “León de Collao”, que como buen guerrero se define a si mismo como aguerrido y que viene sin objetivos personales, más que acoplarse bien a un club con el que espera ganar títulos.

Scroll al inicio